El acero inoxidable es reconocido por formar parte de la industria como elemento imprescindible para innumerables tareas constructivas. Su resistencia y capacidad para soportar cualquier temperatura extrema, ya sean altas o bajas, así como a la resistencia a fuertes tensiones, son características intrínsecas de este material que también es ampliamente demandado para los elementos que componen un hogar.

El acero inoxidable se utiliza, cada vez más, para las mesas y sillas en el ámbito doméstico por su apariencia estética, moderna y elegante, pero también para las ventanas, barandas, fregaderos, y un largo etcétera de elementos constitutivos de una vivienda, pues le dan confort, belleza y resistencia al paso del tiempo.

Fundamentalmente, son su elevada resistencia a la corrosión y sus propiedades higiénicas las que convierten al acero inoxidable en un material recurrente en el ambiente doméstico, aunque con el tiempo y las tendencias, en el ámbito de la decoración está, como ya hemos comentado, cada vez más presente.

En cualquier caso, es el material más utilizado para componer la mayoría de los electrodomésticos actuales, como pueden ser los lavavajillas, microondas, lavadoras, secadoras, robots de cocina… Es muy importante para el consumidor que las partes que entran en contacto con los alimentos estén siempre inmaculadas y, en este sentido, nada mejor que el acero inoxidable. Este factor y otros que se van a ver a continuación son los que están otorgando este éxito arrollador para que el acero inoxidable conquiste tan rápida y fácilmente los hogares de todo el mundo.

La higiene del acero inoxidable

Pocos materiales son tan fáciles de limpiar y de mantener con un elevado grado de higiene, esto se debe en buena medida a que la superficie de este metal, dura y lisa, hace muy complicado el agarre de las bacterias. Para estos seres el adherirse y el sobrevivir sobre este material resulta prácticamente imposible.

Neutro con los sabores

Sin abandonar la cocina, encontramos otra de las características que ofrece el acero inoxidable. Cuando los alimentos se tratan, se cortan, se hierven o se cocinan de cualquier forma o modo, los sabores permanecen inalterados, completamente intactos. Algo que no ocurre con otros materiales que siempre dejan un regusto metálico o terroso según se use metal o cerámica, desvirtuando el verdadero sabor del plato.

Fácil de limpiar

El acero inoxidable apenas necesita mantenimiento para que permanezca con una apariencia impoluta durante muchos años. Un simple paño con agua con algo de jabón y un trapo limpio seco para quitarle la humedad será suficiente para que luzca reluciente.

Mecánicamente muy resistentes

Como la mayoría de nosotros sabemos, los fregaderos, utensilios y demás objetos fabricados en este material son muy resistentes a las caídas, a los golpes y a la abrasión.

Es ecológico

Un factor cada vez más importante para la sociedad en general es que los elementos que utiliza tengan un proceso de fabricación lo más amigable con la naturaleza posible. Esta concienciación ha favorecido la producción de objetos en acero inoxidable, ya que se produce en buena medida a partir de chatarra, por lo que realiza una labor muy positiva en relación al reciclaje. El contenido reciclado utilizado para hacer una pieza en acero inoxidable alcanza de media el 70 %. La mayoría de las plantas nacionales de reciclado están preparadas para separar este material del resto de residuos, por lo que se recicla de manera sistemática aportando una mejora notable al medioambiente.

Superficie auto reparadora

Una de las causas de su longevidad es su resistencia a la corrosión, y esto se debe a la denominada “capa pasiva” que se forma de manera natural sobre su superficie. Se trata de un mecanismo auto reparador. El cromo en el acero, combinado con el oxígeno en el ambiente, forma una capa delgada e invisible que es, literalmente, algunos átomos de delgadez. Si alguna forma de rasguño ocurre en la superficie que afecta la capa de óxido de cromo, se forma más oxígeno rápidamente y esto hace que se auto repare.

La belleza del acero inoxidable

Aunque ya se ha nombrado al principio de este artículo, merece un punto más de valor sobre las características del acero inoxidable que hace que se utilice cada vez más en los entornos domésticos. Y es que este material puede adoptar cualquier forma, se moldea muy fácilmente, una cualidad utilizada por los diseñadores para crear todo tipo de objetos para el hogar, tanto útiles como meramente decorativos.

LLÁMANOS
WhatsApp chat