El acero inoxidable presenta unas cualidades que lo han hecho muy popular para un amplio espectro de especialidades, tanto en la construcción como para la decoración. Es un material de alta pureza y resistente a la corrosión, pero, además, en los últimos tiempos, es tendencia en cualquier apartado dentro del universo decorativo.

El acero inoxidable consigue impregnar de un estilo contemporáneo, y a la vez elegante, todo lo que toca, ya sean casas, chalets, apartamentos, hoteles, estudios u oficinas. Es un material que ofrece infinidad de posibilidades y que los constructores, decoradores y los propios clientes saben muy bien apreciar.

En este sentido, en los últimos tiempos ha ganado mucho terreno en relación a otros materiales, siendo cada vez más utilizado tanto en la decoración de interiores como de exteriores.

Principales ventajas del acero inoxidable

Los atractivos más destacados son la estética vanguardista única que ofrece este material en sus acabados y su nulo mantenimiento. Estas cualidades no han podido pasar desapercibidas para los diseñadores y es lo que lo ha convertido en tendencia global.

Con el acero inoxidable, ya nos podemos olvidar de pintar, pues cualquier elemento decorativo o funcional realizado en este material nunca perderá su brillo ni su color, siempre estará como nuevo.

Otros materiales, en cambio, se decoloran con el sol, pierden brillo y pigmentación y necesitan mantenimientos periódicos y costosos para que no ofrezcan la sensación de abandono.

Estas características y ventajas han hecho que los profesionales del sector hayan visto crecer exponencialmente la demanda de este material para diferentes usos. Poco a poco, el acero inoxidable ha ido adquiriendo un mayor protagonismo en los espacios de decoración de todo tipo de edificaciones, convirtiéndose en el material preferido de muchas personas, para los que la elegancia juega un papel importante en sus elementos formales.

Hasta hace apenas unos años, era impensable pensar en este material para elaborar objetos como uso decorativo de cualquier espacio, pues esta función de embellecer los entornos que se habitan estaba reservada a otro tipo de materiales, como la cerámica, la porcelana, la madera, el cristal, y otros materiales.

Sin embargo, las propiedades y lo beneficios enumerados han hecho que a día de hoy pueda encontrarse en cualquier espacio, especialmente si este pretende guardar una estética moderna, elegante y funcional.

Merece la pena destacar el proceso de limpieza del acero inoxidable, ya que es muy fácil de realizar, simplemente pasando una bayeta húmeda o aplicando un poco de jabón por las superficies, bastará. Por este motivo, es habitual encontrar este resistente material en estantes, lámparas, jarrones, porta velas, mesas, sillas, portarretratos, entre otros objetos comunes en los hogares.

¿Qué trabajos se pueden realizar en acero inoxidable?

Siendo uno de los materiales más versátiles que se encuentran en la actualidad, se ha convertido por ello, en uno de los más utilizados en nuestros días, pues es válido para una amplia gama de aplicaciones. Aunque se usa en muchos sectores, como el de la minería, el automotriz, la construcción…, en este artículo vamos a ver algunos de sus usos en el hogar como elemento funcional y altamente decorativo.

Puertas de acero inoxidable

Cuando se piensa en puertas, sobre todo para su uso en zonas exteriores, no hay material que supere al acero inoxidable. Son ideales para las entradas de comunidades de vecinos, urbanizaciones o en chalets y otro tipo de viviendas particulares. Se adaptan perfectamente a cualquier tipo de ambiente y presentan las ventajas propias de este material en relación a su resistencia a los efectos ambientales y climáticos.

Al presentar una alta resistencia a la corrosión, se pueden instalar en cualquier zona, independientemente del clima o las condiciones de humedad que presente el entorno.

Tanto en zonas de costa como de montaña, soportan muy bien lo cambios de temperatura y las inclemencias meteorológicas. Estas puertas duran toda la vida con apenas mantenimiento, pues ni se oxidan ni pierden color ni tampoco su acabado original.

Barandas o barandillas de acero inoxidable

Las barandas o barandillas se presentan como una de las soluciones más estéticas a la hora de proteger todo tipo de huecos estructurales. De este modo, los habitantes de cualquier vivienda pueden aumentar la seguridad sin renunciar al diseño. Y es que, cuando el material elegido es el acero inoxidable, tan versátil como elegante, se consiguen terminaciones muy bellas.

Además, de las cuestiones estéticas y las ventajas que ya se han mencionado sobre este material tan valorado en la actualidad, una las principales ventajas de estas barandas o barandillas es que son sumamente fáciles de instalar si se compara con las realizadas en otros materiales.

Se usan habitualmente para las terrazas o para proteger los laterales de las escaleras, debido como ya se comentado a su alta resistencia a la oxidación y a su alto valor estético. Su durabilidad es otro aspecto destacable, al no sufrir desgaste. Por último, al tratarse este de un elemento de seguridad, es un valor añadido el hecho de que no sufran fracturas, ni se doblen o rompen con el paso del tiempo.

Para mantenerlas, tan solo hay que limpiarlas con agua y jabón y pulirlas para garantizar su aspecto satinado. Actualmente, es tan amplia la variedad de modelos que se pueden encontrar en el mercado que seguro que el cliente encuentra la que mejor se adapte al estilo que quiere otorgarle al espacio donde las desea instalar.

Elementos decorativos

El acero inoxidable es un material decorativo que se utiliza, como ya se ha comentado en este artículo, en cualquier espacio gracias a su tremenda versatilidad, encajando con muchos estilos decorativos diferentes. Por su alta resistencia, se hace un material inigualable para ser utilizado en zonas de alto uso, como pueden ser las encimeras. El resultado estético que se consigue es inigualable en combinación con otros elementos como la madera, el cristal o los óxidos.

En zonas exteriores, como piscinas de comunidades o privadas, su uso también es altamente aconsejable, pues se necesita un material que no se oxide, en zonas que están continuamente mojadas, y resistentes a la exposición solar y a otras inclemencias meteorológicas.

También es muy habitual ver este material en las duchas, ya que no crea moho, en las escaleras o en las barandas de seguridad para evitar accidentes o que se entre en las piscinas en horas en los que no está permitido el baño.

Como el material se mantiene impecable con el paso del tiempo, estas instalaciones estarán siempre como el primer día, dando valor a la comunidad o la propiedad particular donde se instalen.

LLÁMANOS
WhatsApp chat