Ventajas de las barandillas de acero inoxidable frente a las de hierro

Si vas a hacer reformas o estás preparando los detalles de tu nueva vivienda y no te has decidido entre las barandillas de acero inoxidable y las de hierro, este artículo es para ti.

Hay que señalar que, como norma general, son las barandillas de acero inoxidable las que van a tener un periodo de vida más largo, y un menor mantenimiento que las de hierro, ya que son mucho más resistentes tanto a la corrosión como a la oxidación.

Esto no significa que no deban tener ningún tipo de mantenimiento. A pesar de ser muy resistentes y de no necesitar cambiarlas, a no ser que quieras tener una nueva con un diseño distinto, sí que podemos actuar sobre ellas para que estén siempre brillantes.

El mantenimiento de las barandillas de acero inoxidable

Este es el mantenimiento al que se debe someter a las barandillas de acero inoxidable, tanto si estas están ubicadas en zonas de interior como de exterior, ya que es indiferente donde se coloquen, puesto que las inclemencias y la intemperie no les producen el más mínimo daño.

De forma regular, se realizará una limpieza de las barandas exteriores de acero inoxidable, usando simplemente agua caliente y un trapo de tela. Si queremos que su apariencia sea impecable, debemos secar la superficie con una toalla o con un trapo seco, con la intención de hacer desaparecer por completo las marcas de agua y de humedad.

Solo en el caso de que las barandas exteriores hayan adquirido algún tipo de manchas, Real Steel Soluciones de Acero Inoxidable sugiere utilizar un limpiador de acero inoxidable, como Chromol, G3, Assure Liquid o 3M, por poner algunos ejemplos, siempre siguiendo cuidadosamente las instrucciones que marque el producto. Para asegurar la eficacia, se recomienda que se pruebe el limpiador elegido en una pequeña mancha y se observe el resultado antes de realizar la limpieza de toda la barandilla.

Esto que se acaba de comentar es importante, ya que hay que evitar a toda costa usar productos que contengan cloruro, ya que podrían dañar las barandas de acero inoxidable.

Como punto negativo, hay que decir que en el caso de que estas lleguen a estropearse, algo bastante difícil de que ocurra, tendrá siempre un mayor coste su reparación que as fabricadas en otros materiales. Pero, como hemos dicho, su mantenimiento es considerablemente más económico, pues no requieren tratamientos complementarios, como puede ser barnices o pinturas. Solo para climas realmente duros, se aconseja elegir acabados pulidos, con el mínimo posible de textura, para facilitar así su limpieza y que sea complicado que se produzca el depósito de posibles materiales agresivos con este metal, como pueden ser los mencionados cloruros.

El mantenimiento de las barandillas de hierro

Por el contrario, las barandas de hierro, sobre todo las exteriores, suelen mostrar con bastante facilidad manchas de óxido si se descuidan durante un tiempo. Quien posea estas estructuras metálicas y quiera mantenerlas en buen estado, está obligado a revisarlas y a actuar sobre ellas de forma periódica.

Este tipo de barandillas requieren un mayor mantenimiento, por ejemplo, con el uso de tratamientos antioxidantes que aseguren su durabilidad con un buen aspecto por más tiempo. En cualquier caso, si la barandilla necesita una restauración, habrá que realizar un trabajo de rehabilitación que no se da con el acero inoxidable. Estos son los pasos que se deberán seguir:

1er paso

Antes de comenzar, se ha de cubrir el suelo y objetos que rodean a la barandilla con plástico protector para no manchar ni estropear nada.

2º paso

A continuación, se limpiará la superficie sobre la que se vamos a trabajar con un trapo humedecido en alcohol. Para realizar esta tarea, es aconsejable un poco de protección, por lo que habrá que utilizar unos guantes de látex.

3er paso

Elegir, carta de colores mediante, el mismo color o uno parecido al que tenía antes.

4ª paso

El esmalte sintético con acabado brillante que se va a utilizar se puede emplear directamente sobre las superficies de hierro, deberemos remover el producto para unificar el color y posteriormente aplicarlo sobre la barandilla y sobre los barrotes, de arriba abajo.

5º paso

El esmalte en la zona superior de la barandilla, la que sirve de pasamanos, se dará empleando un rodillo de pelo muy corto, especialmente indicado para esmaltar.

6º paso

Este será el modo de recuperar el color y el brillo de una barandilla exterior metálica sin necesidad de lijar la superficie.

 

LLÁMANOS
WhatsApp chat